El arte de encajar un NO

Mi proceso de selección terminó en un NO. Me llamaron, me explicaron amablemente las razones, y al colgar el teléfono me quedé sola. Bueno, me quedé con lo que ya sabía que venía….

La frustración; aunque algo puedes imaginar, no entiendes del todo qué ha pasado. Estás en shock.

La ira; pensar en lo que queda por delante…. Contarlo a quienes les hayas contado que estabas en un proceso. Todos aquellos que te decían: “que sí… ¡que el puesto es tuyo! No sé por qué tienes que imaginar lo peor…”, se quedan enmudecidos, no saben hacia dónde mirar, te dan una palmadita en la espalda y te vuelven a decir: “Bueno, ¡a la próxima!”. Y a ti no te queda más que asentir…

La frustración y la ira se quedan contigo porque son tuyas y sólo tuyas.  ¿Cómo las vas a manejar?

Puedes alimentarlas ¿Por qué no? Así conseguirás ser el más desgraciado/a del mundo (cuidado con la autoinculpación), también puedes, pensar que, sin duda alguna, los de recursos humanos son los malos, (cuidado con eximirte de cualquier responsabilidad), o puedes comer chocolate, o beberte cuatro cervezas de golpe…. A fin de cuentas, como dirían aquellos a los que les gusta sufrir y que veamos que están sufriendo, regocijarse en las penas tiene sus beneficios (cuidado con la autoindulgencia).

Yo, que prefiero decidir por dónde sigue mi vida, decido no quedarme en un espiral que no me lleva a ningún sitio.

Lo que hago es permitirme sentir lo que siento. ¡Hay que sentir! ¡Te tienes que permitir sentirlo! La clave está en reconocer y saber adoptar la actitud correcta ante las emociones. Tienes que coger a la frustración y a la ira por los cuernos, mirarlas de frente, notar lo que producen en tu interior y mantenerlas a raya, no sea que se vayan a pasar de listas….

Puede que en vez de sentir ira y frustración pases por una fase de negación, y que de repente hagas cosas sin sentido aparente. Ordenas armarios de forma frenética, entras en Linkedin de forma compulsiva, paseas sin rumbo…. No te engañes, lo que haces es no afrontar la situación. Y mientras no lo hagas no serás libre para dar el siguiente paso.

O que pases por una fase de parálisis, de apatía. Aunque en el fondo sabes que dedicarse a buscar empleo es un trabajo en sí mismo, no estás aceptando que los lunes son difíciles para todos. Lunes al sol. 

Sea como sea que reacciones cuándo te digan un NO, este post ya habrá servido de algo si te ha ayudado a reflexionar.

Te deseo de corazón, y espero que seas capaz de concederte mucho auto-respeto, que busques y valores lo que te lleva a sentirte orgulloso/a de ti mismo.

Espero, y deseo de corazón que sigas mostrando al mundo lo mucho que puedes aportar.

Tómate el tiempo que necesites para reponerte y ¡vuelve a pasar a la acción!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s